Entradas

Smithereens: The Lost Album

Imagen
A los gloriosos Smithereens les pasó factura el grunge. Despues de una carrera aceptablemente exitosa en CAPITOL, los nuevos sonidos que provenian de Seattle hicieron que su "ACDC meets The Beatles" no tuviese hueco en el sello. Se quedaron con disco a medio grabar - este que ahora publican - y sin sello en el que hacerlo. En 1993/1994 firmaron por RCA Victor. Pero, RCA no queria saber nada del material. Les grabó un nuevo disco - A Date with the Smithereens - en el que les hizo aceptar cierta renovación de imagen para adaptarse a los tiempos. No sirvió de mucho. El disco sonó a Smithereens por todos lados ... pero si que les vistieron de negro y les hicieron fotos cool. Ellos se vengaron con aquel Sick of Seattle. Del disco perdido nunca mas se supo hasta hoy que ha visto la luz en todas las plataformas. Segun dice Mike Mesaros, producido quizá solo al 80% y tal vez en la cúspide compositiva del dúo DiNizio - Babjak. Los Lennon & McCartney de Scotch Plains. Todo el día l

STEP RIGHT UP. The Songs of Tom Waits

Imagen
No todos los discos de versiones son iguales. Una obviedad más entre las muchas que pueblan este blog. Con Tom Waits hay de todo. Discos deleznables como el de Scarlett Johanson. Discos muy buenos como el de John Hammond. Y discos que son un poco batiburrillo como este STEP RIGHT UP ... the songs of Tom Waits.  Lanzado en 1995, el disco contiene una extraña mezcla formada por grupos de la época alternativa que le echan noise al tío Tom, versiones que salen del pleistoceno como el Martha de Tim Buckley, bandas que fácilmente asocias a Waits como Violent Femmes o Dave Alvin, gente que no sabes ni quien son - Frente! - y otros que simplemente pasaban por allí como los 10000 Maniacs de Natalie Merchant. Ni que decir tiene que el material de base es tan atronador que, independientemente de la aproximación al problema, es difícil cagarla del todo. Creo que son los hijos del noise-power-pop-post-punk los que salen mejor parados. La versión de Pete Shelley del Better Off Without a Wife te pone

Kiwanuka

Imagen
Pues que quieres que te diga .... Michael me gusta en disco y por eso tenía ciertas expectativas. Tengo en alta estima el Love & Hate y sus pegadizas piezas de soul tarareable que se entrecruzan con otras más experimentales y arriesgadas. Desafortunadamente ayer le vi en La Riviera ... pero la cosa no acabo de despegar. Tiene sus momentos este supuesto "nuevo Mesías del Soul". Esos estribillos y esos parabapapás que todo el mundo corea, pero si soy sincero, no logré meterme en el concierto en ningún momento. Quizá necesite una mejor distribución del setlist. Una parte central del concierto que se alarga más de 30 minutos basada en temas autocomplacientes de soul etéreo-espacial que habitan su ultimo disco no me interesa en absoluto. Estridente bostezo. Los Cold Little Heart, Love & Hate, Hero y demás se acumulan al principio y al final y en mi opinión no hacen ningún favor al resultado final. Me sorprende que llene dos días un recinto como este. 7 tíos, mucho humo, mu

Cassettes

Imagen
Lo recuerdo como si fuese un potro de tortura. Yo estudiaba oposiciones. Ella trabajaba en Carrefour. Turno de noche. Yo era un novio dedicado. Cada noche. Cada noche. Ahí estaba. Salía de casa. Cogía el Ibiza de mi madre. Y a la puerta del Carrefour. Aun no había mp3. Aun no había Spotify. El Ibiza no tenía reproductor de CD. Cintas de cassette. Un equipo de esos que se sacaban de su sitio en el frontal y se metían debajo del asiento. No sea que al potencial ladrón no se le ocurriese mirar ahí. Tenía miles de cintas. Aun no se porque, no muchas de ellas acababan en la guantera del coche. De hecho recuerdo dos. Dos cintas de cassette que escuché miles de veces. Parado a la altura de un paso de cebra. Entre la Iglesia del Carmelo y el parking ya cerrado del Carrefour. Interminables minutos que iban pasando entre Mellon Collie and the Infinite Sadness de Smashing Pumpkins y el Blow Up de los Smithereens. Ella no era especialmente rápida. Siempre le ha gustado hablar. Así que había tiempo

Car Games

Imagen
Creo que ya no les hace gracia ... aunque a mi si. Tengo uno de esos archivadores repletos de CDs grabados de la época del pirateo hardcore. Creo que ya la mencioné antes. Normalmente yace acumulando polvo sin que nadie le preste mucha atención. Algunos veranos lo resucito. Se lo doy a los ya no tan niños y les pido que hagan de dj durante los viajes. Antes era ... ¿te gusta?, ¿está bien?, ¡este mola!. Ahora es ... ¡buff, otro!. Depressing. Es difícil sacarles del autoinfligido achicharramiento de párpados que apenas les permite despegar los ojos de las pantallas en el asiento trasero. Aún así, este año no lo han hecho mal. Un amigo de Tom Waits abundando en sus desquicies con buen gusto, un beatle-disco entre los 10 mejores de cualquiera, una preciosidad pop de los primeros 2000 con portada de pajaro, el seguramente mejor disco de Aerosmith, Mr White y sus locuras antes de perder del todo el Norte, unos Backyard Babies que me sonaron algo desfasados tras tanto tiempo sin escucharles,

Beatles o Stones?

Imagen
A raíz de un reciente hilo del Facebook, me atrevo con algo que no suelo. Resulta que en la red social más famosa es relativamente habitual encontrarse con comentarios del tipo "no hay nada como los Beatles / Stones", "nadie como ellos", "están por encima de todo" etc, etc, etc ...  Y bueno, todo eso es posible que sea cierto. En realidad, no hay nada como Beatles / Stones. Seguro que nadie empata con ellos en peso, fama o significancia. Musicalmente, sin embargo, esas aseveraciones hace mucho que me parecen injustas y exageradas. Muchos coetáneos de "los mas grandes" produjeron discos en aquellos años que miran cara a cara a la producción de ambos grupos. Beatles y Stones son religión para mucha gente. Hay miles de motivos para ello. Sin embargo, este humilde feligrés cree que hay muchos otros credos en ese periodo 65-70 a los que puedes dirigir tus plegarias.  A vuelapluma y sin muchas ganas de pensar, ahí  van 25 mandamientos que yo no tendría

Un Pequeño Mundo

Imagen
Si necesitas que algo conmueva tu pequeño o gran mundo, puede que esta sea la película que lo consiga. Problemas aparentemente menores que a menudo disfrazamos de normalidad ... pero que tienen consecuencias imprevisibles. Le película consigue en menos de 70 minutos que atravieses las puertas de un colegio y acompañes a dos hermanos en su durísimo día a día debido al bullying que sufre el hermano mayor. Los ojos y la mayor parte del metraje son para la niña que, a su edad, da una inmensa clase a la hora de transmitir cada emoción, cada estado de ánimo, cada momento de ese incomprendido infierno. Un mundo pequeño no es un mundo menor y así parece querer hacérnoslo ver Laura Wandel en su película. Impresionante trabajo el de la directora con los dos niños. Muy emocionante y recomendable. Para digerir en mucho más de 70 minutos.