The Hardline According to .... is 35!


Este año se reedita este clásico imperecedero del sonido de los ochenta. Ese álbum que fue capaz de conjugar todos esos sonidos de pop-soul más o menos intrascendente que lucían las estrellas de la época conectándolos con la potencia y la inspiración de algunos de los más grandes cantantes de soul de la historia. La noticia no está en la reedición en si misma sino en el nombre del autor. Resulta que ahora ya no nos introduce al "hardline" de Terence Trent D'Arby. Lo hace al mundo de Sananda Maitreya. Nombre que el autor lleva usando desde tiempo inmemorial acompañado de un perfil bajo de éxito y de calidad que le ha mantenido alejado de la atención de medios y fans.

Terence/Sanada llegó, arrasó y se fue. Su trilogía primera siempre me pareció imbatible. Creativa, independiente y definitivamente personal. TTD tenía su espacio en la música negra masiva sin pisar demasiado los lugares que Prince o Michael Jackson transitaban. También debía ser un tipo bastante difícil. En cualquier caso estaba muy lejos de Lisa Stansfield, Swing Out Sister, Curiosity Killed the Cat o Blow Monkeys ... por poner algunos ejemplos de ese pop-soul masivo y mayoritariamente ejecutado por blancos que dominaba las radios de la época.

El disco es un catálogo de buen gusto. Potencia vocal en If you Let me Stay, As yet Untitled o Who's Loving You. Baladas de calidad hoy demasiado manidas como era Sign Your Name. Temas de corte más personal como Let's go Forward, Wishing Well o Seven More Days. Cercanía a otros grupos de estilo similar como podían ser los Simply Red de Mick Hucknall en I'll never turn my back on you .... en fin, una gloria de disco.

Puede que Sananda/Terence tuviese puestos los ojos en Smokey Robinson. En Ben E King. En Otis Redding o Sam Cooke incluso. Puede que todos esos fueran "shoes too big to fill" incluso para él y su impresionante ego. Tal vez eso fue lo que le lleva a cambiar tan radicalmente después. Un disco puramente anti-comercial para una estrella emergente. El "anti-disco-numero-2" de cualquier carrera. Eso fue Neither Fish nor Flesh. Maravilloso por otra parte.

En fin, por las razones que sean, TTD is back y eso es una buena noticia. Gracias a Rosa por regalarme ese disco en aquel lejano 1987. Nunca ha dejado de sonar en mi casa. Y, por ultimo una recomendación. Denle una vuelta a los discos de Sananda. No son el "hardline according to", pero pueden encontrar más de una sorpresa.

Comentarios

  1. Yo amo sus dos primeros discos, J, casi más el anti disco que dices. Un gran artista.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Me pillas en fase Sananda a full time ja ja!!! A mi me chiflan sus cinco primeros discos. Es más no creo que el segundo sea inferior al primero ni mucho menos. Y suscribo tu frase: Su trilogía primera siempre me pareció imbatible. Creativa, independiente y definitivamente personal. Y añado que adoro Vibrator me parece igual de bueno que esa trilogía y ahí están dos de mis temas favoritos de su discografía, dos canciones que jamás me canso de escuchar: Holding On To You y We Don´t Have That Much Together. De esta última me pirran esas percusiones latinas y la guitarra. El primero que saco con el nombre Sananda Maitreya, Wildcard me parece también muy bueno, tal vez le sobran unos temas pero empieza como un cañon. Después confieso que le he perdido la pista pero esos discos los tengo siempre presentes. .

    ResponderEliminar
  3. Pues que dure la fiebre. Siempre pongo Vibrator un poco por debajo de los otros tres. Wildcard esta muy bien ...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario