El insoportable peso de ser Nicolas Cage


Como una cabra. Así está Nicolas Cage. Aquel actor admirado que hoy se dedica a destrozar su carrera sin el menor miramiento. El muchacho sigue a lo suyo con sus películas infumables que oscilan entre el 2 y el 3.5 en mi Rotten Tomatoes particular. 

Nicky vuelve en esta ocasión con una vuelta de tuerca que resulta de lo más espectacular. En un momento de clarividencia suprema, ha decidido protagonizarse a sí mismo y rendirse un auto-homenajearse rememorando películas como Hechizo de Luna, Corazón Salvaje, Cara a Cara o Tess y su Guardaespaldas en mitad de una trama digna del mejor Paul Schrader. ¿Qué podría salir mal?. 

¿Qué queda del tipo que hizo aquellas películas?. Nada. Un friki que se embarca en películas de lo más variopinto que como único factor común tienen una absoluta falta de buen gusto. Eso si, también todas ellas cuentan con un punto de frikismo que si bien no te acerca mucho a Akira Kurosawa, si que pueden llegar a encandilarte desde el punto de vista nostalgico. 

Este insoportable peso de un talento descomunal trata de un actor venido a menos (Cage) al que un fan millonario que reside en Mallorca (😆) decide contratar para que le ayude con su emergente carrera de guionista de cine. La interesante historia de esta relación llena de matices se tuerce cuando (¡atención!) la hija del Presidente de la Generalitat de Catalunya es secuestrada y el anfitrión de Cage es el principal sospechoso de la CIA. ¡Toma castaña!. La CIA por supuesto cuenta con Nicky para salvar a la muchacha de las garras de - ¡atención, atención! - un Paco León oxigenado que juega a ser el Sr Lobo de Reservoir Dogs. Flipando, eh?. Pues ale, corre al cine que la quitan echando virutas.

Antes de terminar este brillante post, no puedo evitar colar una recomendación más del bueno de Nicolas. Esta obra maestra de aquí abajo - Color out of Space - basada en un cuento de Lovecraft es aún más loca y por tanto, más recomendable incluso. La tenéis en alguna plataforma de por ahí y no os la podéis perder. También del último y más atómico Nicolas Cage. Un 0.75 en el Rotten de Boyero como máximo. Como dice el cartel, no se si es mas impresionante, vibrante o aterradora. A ver quien le echa narices y se enchufa las dos. Ya me contaréis.

Viva Nick Cage ... porque yo voy a seguir viendo sus peliculas. No doubt!




Comentarios

Publicar un comentario