A year in the records: The Delines

The Imperial
The Delines

Como tantos otros, este disco llega desde las criticas encontradas en blogs amigos que casi de manera inmediata se rindieron a su encanto. Reconozco desconocer al grupo hasta ese momento. Tambien declararme fan desde ese instante. Grupo al parecer formado de las cenizas de Richmond Fontaine por Willy Vlautin y Amy Boone y que navega lento y tranquilo como una banda sonora de la sala de fiestas de un hotel de lujo. De esas en los que te imaginas a gente vestida de traje, mujeres enjoyetadas, bebidas caras y todos a oscuras escuchando al grupo de turno derramar gotas de clase infinita segun avanza la noche. 

Y si, puede que sus historias no tengan mucho que ver con lo elegante de esos hoteles o esas salas, pero la seda de la voz de Amy Boone hace que te sientas alli aunque te encuentres en la soledad de tu cuarto. Esos arreglos casi sacados de los discos de Chris Isaak. Baterias mortecinas, vientos perfectos. 

Leí en su momento que se les tildaba de supergrupo de americana. No lo sé. No veo eso aqui. Tampoco lo veo en Colfax, su predecesor. Lo que si veo, es la elegancia, la seda y ese lento y agradable fluir de antiguos discos de bandas como Spain o a Costeau. Quiza me recuerde mas a eso. Y esa voz.  

Comentarios

  1. Muy bueno, sin duda. Acertadísimas las comparaciones del último párrafo. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares