Discos que regalé, cintas que grabé ...


Este verano le he estado dando mucha coba al Stray de Aztec Camera. Un disco que tenia completamente olvidado pero que me bajé al telefono antes de verano y que me ha acompañado en carreritas mañaneras durante el mes de agosto. Es uno de esos discos que uno, que fue un decente hermano mayor, regaló a su hermana en los inmemoriales tiempos del cassette. El juego siempre era el mismo. Llegaba la fecha de los cumpleaños y mi labor, basicamente de tipo formativo, consistia en regalar un disco que gustase y a la vez llevase por el buen camino a la sangre de mi sangre. Siempre he tenido conciencia de enseñante, creo. Con mi hermana era todo bastante cercano. Nos llevamos 4 años y con ello, la mayoría de aquellos regalos eran complementarios a lo que adquiria por mi mismo. No piensen muy mal de mi ... no era egoismo. Internet, spotify y esas cosas estaban lejos con lo que uno tenia que tener sus trucos para engordar su pauperrima discografia. Así cayeron clasicos personales impepinables como el Cosmic Thing de B52's, el Frosting on the Beater de los Posies o el Dry de PJ Harvey .. aunque tambien patinazos inconmensurables de épocas menos alternativas y que dan sonrojo de reconocer aqui. Con el bro, la labor formativa debio funcionar todavia mejor. A día de hoy, su lista de conciertos presenciados y su discografia personal haria palidecer al mas pintado. Con él, el objetivo era algo distinto. Nos llevamos 13 años y el miedo estaba en que se perdiera en la despuntante musica latina de aquellos años post-grunge, post-alternativa y post-todo. Recuerdo regalar cosas como el Load de Metallica, el Blow Up your Video de AC/DC o el Nimrod de Green Day. No se si eran buenas elecciones, pero la intencion al menos si lo era. Ya digo que el resultado no ha sido malo del todo atendiendo a la deriva musical posterior del chaval. 

Habia tambien la costumbre de grabar y regalar recopilaciones en cassette de manera mas o menos regular. En casa somos asi. El disco es mio, asi que aunque estes en la habitacion de al lado, si lo quieres, ¡te lo grabas!. Lo mas interesante por supuesto eran las mezclas/compilations en las que volcabas todo tu saber musical a la busqueda del asombro de tu hermana pequeña que ya andaba desarrollando sus gustos propios, claro. Horas y horas gastadas en frente de la doble pletina. Gusto infinito. Mas sano que la Play, seguro. Esas largas tardes quedaron plasmadas en cassettes que vete a saber donde estan a día de hoy. Numeradas y con titulos pretendidamente interesantes. Recuerdo escuchar alguno de ellos en los viajes familiares para absoluta desesperacion de nuestros progenitores. Tiempos que no volverán ... 

Comentarios

  1. Yo también lo tengo muy olvidado. Y mirá que lo oí. Me acabas de abrir el apetito de volver a escucharlo. Ay aquellos tiempos en que grabábamos recopilatorios en cintas de cassette para los allegados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pena inmensa ... aquello era arte. Ahora le pasas un USB con la discografia de alguien y que se apañen ... no es lo mismo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares