¡Cómo has crecido!


Y ahora es cuando el tiempo se cobra su peaje. Siendo como soy un niño grande, una especie de Young Adult en el sentido Charlize Theron de la palabra, me cuesta enormemente adaptarme a los nuevos tiempos. Para mi parece que fue ayer. Aquel autobús. Aquellas ciudades tan bonitas. Aquellas borracheras adolescentes. Aquellos irrepetibles momentos en brazos de ... quien fuera. El triunfo de la bragueta sobre la razón. Llamemoslo teen age, por ejemplo. Me recuerdo en aquel túnel de Venecia con ella. Colgándome de uno de aquellos palos que aguantaban las góndolas. Comiendo latas de sardinas frente al Duomo. En el autobús con ellas. En el bar con ellas. En el hotel con ellas. Ellas ellas ellas. ¡No se si estaba yo para apreciar la Capilla Sixtina en todo su esplendor!. Aquel cura que me decía "aprofita aprofita" a la entrada de cada túnel. Lo vió mejor que yo. Tambien recuerdo música. Como siempre. Comprar un cassette pirata de Los Christians a un mantero mientras haciamos cola para entrar al Vaticano. Como siempre. También la llegada a Barcelona. Moratones en el cuello. Mucho pañuelo alrededor de la garganta. Muchas ojeras. Muchas cosas para recordar. Yo aún lo hago.

Y claro, hoy me toca a mí. El peaje que antes mencionaba. Mini-Kathleen se embarca en su propio viaje de estudios a Italia. ¿Cómo puede ser que el tiempo haya pasado tan deprisa?. ¿Cómo puede ser que ella vaya a enfrentarse a la euforia, a la grappa y a las sesiones de desenfreno adolescente ... ya?. El tiempo es cruel. Mataría por revivir aquello pero sin embargo me veo forzado a decir "ten cuidado", "a ver con quien vas", "no vayas a hacer ninguna tonteria!, "solo son 15 años". El mismo cuidado que yo no tuve, las mismas compañías que yo no cuide demasiado, y las mismas tonterias que sin duda también hice. La hipocresía del progenitor. La envidia del Young Adult. El terror del padre que se enfrenta a cosas que van demasiado rápido. Solo son 15 años. Yo tenía 16.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares