Stefan Zweig: Adios a Europa


Hay películas que no pasarán a la historia del cine. Seguramente esta es una de ellas. La vida en el exilio del escritor europeísta Stefan Zweig resulta interesante en su contenido y sin duda tiene algunos momentos interesantes que seguramente no igualan la intensidad de la realidad que tratan de retratar. Sin embargo, el cine es un arte y como tal puede sorprender en el tratamiento que un autor puede otorgar a su obra en un momento determinado de la misma. El cine, como la literatura o la música no es estático y tiene estas licencias. Así, al igual que en un libro aburrido, puedes encontrar un repentino zarpazo que te saca del tedio hasta el punto de hacerte amar el todo, Stefan Zweig, la película, sorprende y se eleva a la categoría de arte cuando en su plano final presenta la acción a través de un espejo instalado en la puerta de un armario. En uno de los giros del espejo, uno parece estar visitando una pinacoteca en la que un cuadro presenta una dolorosa instantánea cuyo contenido trataré de no desvelar aquí. Cuando el giro es en sentido contrario, la cámara presenta desde el reflejo una escena casi costumbrista que, sin duda es el momento mas brillante de la película. Será la edad pero cada vez me siento más cercano a los detalles. A esos momentos que por el motivo que sea llegan a emocionar. Ese instante congelado en el que parece que todo cuadra y en el que las lágrimas se asoman al ojo. Tan difícil ….

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares