Use Your Illusion


Por supuesto no está bien hablar de Guns N'Roses en los tiempos que corren. Faltaría más. ¿Cómo podríamos hablar bien de la banda que marcó a una generación, que vendío más de 30 millones de discos de su debut, que devolvió el gusto por el rock a las masas y que fabricó un cuadruple disco descomunal, megalómano, onanista, deudor de cien mil referencias y, sobre todo, magnífico?. 

Guns N'Roses fueron los sucios pandilleros de su generacion. Los junkies que se peleaban con Vince Neil y con CC Deville. En los medios y en directo. Lo que hiciese falta. Los tipos que empezaban tarde los conciertos. Drogados. Borrachos. Los que pegaban a los cámaras en la primera fila. Los que redescubrieron a Hanoi Rocks, New York Dolls o Alice Cooper para la masa. Los que no tenían reparos en hablar de su admiración por Paul McCartney o por Elton John en mitad de su constate orgía rockera de excesos, señoras despampanates y vídeos inacabables. También son los que pusieron en tu menú a lo más guarro del punk rock. Tan deudores de Steven Tyler como de Iggy, Stiv Bators o Johnny Thunders. ¿Cómo coño vamos a hablar bien de una banda así?.

Pero vamos a lo que nos ocupa. La reedicion de Use Your Illusion. Use Your Illusion I y II. Los Illusions. Da igual como los queráis llamar. Reedición ampliada de esa enciclopedia del hard rock. Ese catálogo que va mucho más allá del sleazy rock angelino de Sunset Strip. Esa amalgama infinita de influencias en un grupo que ya por aquel entonces vivía unas tensiones difíciles de entender para cualquier banda que se enfrentase a su disco de consolidación. 

Era tanto el potencial. Era tanto el dinero. Tanto el riesgo que, ya desde ese primer momento,  empezaron los abandonos, las tensiones o los rumores de separación. Junto a ello, el comienzo de una infinita gira de conciertos que les hizo inmortales pero que a la vez, terminó con la banda como la habíamos conocido hasta entonces.

Como todo el mundo sabe la banda llegó con gran número de canciones ya rodadas al estudio. Era aún época de bootlegs y temas como Bad Obsession, Civil War o November Rain ya circulaban entre los fans de la banda. Me atrevería a decir que incluso algun tema como Madagascar - que acabó en Chinese Democracy - ya estaba pululando por su repertorio. Don't quote me on this.

En cualquier caso, y abstrayéndonos del mito inabarcable, Guns N'Roses enfrentan los dos Illusions como un disco experimental (Coma, My World), un disco de hits indiscutibles que usaría toda la fuerza del marketing de Geffen y la MTV (November Rain, Don't Cry), un disco que aprovechó el aún infinito tirón del cine (el primer single si no recuerdo fué You Could be Mine) o un disco que se promocionó también utilizando todos los recursos posibles del social media de la época (Izzy se queda o se va, Shannon colabora por ultima vez, Steven sale de la banda, insultos a Spin y Kerrang ...). Una especie de todo vale, a cambio de que el barco sea tan grande como sea posible. Aparte quedaban las canciones.

La conclusión es que todo el mundo les conoció. Que tu madre tarareaba Don't Cry en la ducha. Que todo dios hablaba del Where's Izzy?. Que todo el mundo grabó en VHS la actuación en Rock in Rio con la faldita escocesa y que, conseguir una entrada en la mastodóntica gira que siguió, fuese algo absolutamente imposible.

Pero, ¿había más?. Por supuesto. Ante toda esa maquinaria de propaganda caótica pero imbatible, se imponían los temas. Esos que demostraban que Guns N'Roses era un grupo que estaba cien peldaños por encima de cualquiera de sus coetáneos. La lucha no era de igual a igual. Así de simple. Por supuesto que gracias a Guns N'Roses escuchamos a Poison a Motley Crue a Tesla a Cinderella a Skid Row o incluso a Wasp. Incluso bajando medio punto el famómetro, gracias a ellos les dimos cancha a Junkyard, Love and Hate o a LA Guns. Todas bandas que al menos pueden defender uno o dos discos de un nivel impresionante. 

La gran diferencia es que los Illusions presentaban esa impresionante segunda fila de canciones de las que no se hablaba tanto. Esas que estaban detrás de las que deslumbraron a las radio fórmulas y que conjugaban calidad e influencia a niveles incomparables. No era solo que tío Elton o Queen sobrevolaran sus canciones de estadio. Es que Dust N'Bones o You Ain't the First recordaban a los Stones de Exile. Bad Obsession y Pretty Tied Up lo hacían a Aerosmith, Thin Lizzy o los propios Faces. The Garden te llevaba a la psicodelia. El final de Locomotive parecía escrito por el Eric Clapton de Layla mientras que Garden of Eden parecía hecha para Iggy Pop. Civil War podía ser su Emerald. El comienzo de Estranged susurrado por Jon Anderson. Double Talkin Jive, Shotgun Blues o Right Next Door to Hell unos New York Dolls acelerados y pasados por el tamiz Axl/Slash ... y así podríamos seguir casi indefinidamente.

No, no estamos hablando de un disco cualquiera. Estos Illusions nos marcaron a muchos. Nos hicieron de escuela. Nos llevaron a otros discos. A otros grupos. A otros estilos. Hicieron que no nos diera apuro reconocer que nos gustaba Elton o Paul. Nos hicieron disfrutar del lado mas salvajemente setentero del rock en los años previos a la depresion grunge. A esos apabullantes solos de guitarra que te traian a la mente a Jimi Hendrix o a Peter Frampton o a Eddie Van Halen o a Mickey Moody o a Bryan May. Nos hicieron concebir la música a lo grande y eso es algo que simplemente no tiene precio. Aquí un fan.

Comentarios

  1. Muy de acuerdo contigo en la defensa de ambos artefactos, pero si hubiese sido un solo álbum triple, mucho mejor. Y para ser más concreto, yo hubiera quitado las dos versiones de "Don'y Cry", "November Rain", las lecturas de "Live And Let Die" y "Knockin' On Heaven's Door", "Estranged" y "My World". El resto me encanta.

    Un abrazo, J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta los andares Gonzalo. Hacia años que no lo escuchaba y llevo una semana que no paro. Guns N'Roses hasta en la sopa en casa :-)

      Eliminar

Publicar un comentario