Héroes


Son días complicados. Pero como leí en algún sitio el otro día, hay que tratar de disfrutarla vida incluso cuando esta te golpea. ¿Quién soy yo para contar mis penas cuando hay gente muriendo cada día por iguales o mucho más incomprensibles razones?. Ese disfrute, si alguna vez tengo la capacidad de tenerlo, siempre vendría por la admiración. La admiración de quienes se juntan en una sala para recibir un tratamiento que a lo sumo extenderá algo más sus vidas. De las formas en las que se hablan, se animan, se retroalimentan. Que bien se te ve, que guapa estas hoy, cuando acabas ... Eso sí es ser un héroe. Eso si es tener un superpoder. Esta maldita desgracia golpea indiscriminadamente. No te lo has ganado. No has hecho nada mal. Seguramente, tampoco los médicos han hecho nada mal en el proceso. Pese a la rabia que te atormenta. Pese al si hubieran hecho esto o lo otro o mas rápido o más fuerte ... que indefectiblemente y cada noche te asalta al irte a dormir. Ellos, sin embargo, absorben esa duda. La transforman en fuerza y, aun con el miedo en los ojos, se levantan para afrontar otro día, otro tratamiento, otra visita al hospital de las desdichas. Ellos si que son héroes.


Comentarios

Publicar un comentario