Eric Waits ... Looking Back. No Anger



Son ya muchos años en esto. 

La primera vez que intenté empezar un blog fue por 2003-04. Aun estaba en Almería y el trabajo, que entonces ya me parecía insoportable, me permitía ratos de ocio frente al PC que acabaron en un intento de blog en la penosa plataforma de Orange de aquel entonces. Nunca lo compartí con nadie ni creo que lo enseñara. Alli quedaron algunas hojas dedicadas a ... en fin, los de siempre, Black Crowes, Smithereens, Tom Waits, Lou Reed. Angelitos todos.

El segundo intento fue ya desde Madrid. Agobio laboral y viajes sin limites creo que acabaron en un segundo blog ya con titulo. Eric Waits Space. Homenaje al seudónimo que use durante años en mis misivas al Popular 1. Primero en la plataforma de Windows Live Spaces. Desastrosa, lenta y dificil de manejar. Más adelante ya en Blogger. Me sirvió como desahogo si, pero además me descubrió otro montón de blogs y gentuza como yo que se pasaba las tardes tecleando por los Kinks, Tom Petty o Bruce Springsteen. Nunca agradeceré bastante a Jim Garry - primer e inolvidable comentario en el blog de Windows - la recomendación. Lárgate de aquí y vete a Blogger. Más sencillo, fácil de configurar y más eficiente para el contacto. 

Así, en Blogger nació el segundo (y último) Eric Waits Space. Nació y murió hace dos años. ¿Por qué lo maté?. Pues ni idea. Como todos los que echamos un rato en esto pasamos por nuestros altibajos. Épocas en las que tienes ganas de contarlo todo. Épocas en las que no tienes ganas de contar nada. Épocas en las que te estimula ver que la gente que te sigue y otras en las que te gustaría seguir en el más completo anonimato. El caso es que llegó un momento en el que pensé que no era fiel a la idea inicial del blog. No escribía para mí. Escribía para que me leyera el gran Mansion, para que comentara Tsi Nah Pah o para que Paulamule se pasara por aqui. Empezaba a no tener sentido. La válvula de escape se convirtió en una especie de obligación más. 

¿Me arrepiento de como lo acabé?. Pues si ... en cierto modo. El segundo Eric Waits Space duró 5 años y al borrarlo todo se fueron momentos que para mi fueron irrepetibles y que en su momento describí con pasión auténtica. Mi primer y único concierto de Tom Waits, el concierto de The Police en Twickenham o mi versión (muy) personal de las 31 canciones de Nick Hornby en las que sinceramente tiré para atrás y recordé con nostalgia pero también alegría muchos de los mejores y peores momentos de mi vida. Seguramente mejores que muchos de los que vivo ahora.

El caso es que decidí que había que pasar página. Dije adiós y me olvidé - o pretendí hacerlo - de los blogs, de escribir y de Rockandrodrilands, Chinaskis, Woodyjaggers, Guzzs o Tribecasessions ... por nombrar solo a algunos favoritos personales con los que nunca paro de aprender. 

Despedida y cierre pretendidamente total que me duró solo unos meses. La válvula de escape seguía siendo necesaria. La presión laboral, familiar, mi rarita forma de ser y la vida misma me exige poder liberarme de algun modo. Nunca he sido de muchos amigos, tampoco bueno para hacerlos nuevos. Pocos y buenos a pesar de la distancia. Herencia de mi madre. El caso es que eso deja poco espacio para hablar de lo que te gusta y con quien te gustaría hacerlo. Al final, el blog volvía a ser necesario. Como un diario de la primera comunión puesto a prueba. Y lo encendí otra vez. Y trato de tomarmelo de otra manera. Siendo vanidoso lo llame ... ¡cómo si yo tuviese algo que contar!. Y aqui vamos. Trato de hacerlo más personal. Trato de no obligarme. Ni a escribir ni a comentar. Me muevo a arreones. Como suelo hacer con todo. A veces me va bien y a veces mal, pero me alegro de tener esto andando.

Por supuesto, esta entrada va dedicada a alguien que debió tener un final mejor:

Click

8 comentarios:

  1. Te parecerá una chorrada, pero a mí me dio mucha pena cuando tiraste a la basura tantos años de trabajo. En fin, a tirar para adelante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gonzalo. Cuando me lo cargue pense que tampoco era para tanto. Yo no soy un experto. En el fondo no son mas que las idas de olla de aquella epoca. Precisamente por eso, hoy me da pena haber perdido algunas cosas, pero en fin, nada que no pueda revisitarse in the near future. Un abrazo

      Eliminar
  2. Un placer (re)tenerte cerca, ya que hasta ahora no sospechaba que Eric Waits había adoptado otro nombre en la intimidad de la blogosfera. Tus reflexiones me resultan familiares, comparto casi todas. Creo que nos refugiamos (cuando podemos, cuando nos apetece, cuando lo necesitamos) en este cuaderno de emociones personales sin más placer que el de dejar constancia de nuestra forma de pensar, de ser, de disfrutar de la música, del cine o de las cosas de la vida. Que así sea. Siempre habrá alguien ahí, leyéndonos, sin que sea necesaria su respuesta.
    Saludos muy gratos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Don Tribeca. De eso se trata y tu blog da buena cuenta de ello con cada entrada. Super-personal, cercano y sin grandes infulas wikipedicas. Un referente para lo que yo pretendo. Un abrazo

      Eliminar
  3. El caso es que ahora que lo dices hubo una vez que leyéndote lo pensé, fue durante un segundo, algo me recordó. Como dice Gonzalo a mí también me dio pena que te lo cargaras. En fin, ahora me das una alegría. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de no ser tan obvio .... si solo lo pensaste un minuto :-). Gracias por seguir por aqui en cualquier caso maestro.

      Eliminar
  4. Te sigo leyendo, maestro. Aunque apenas tenga tiempo ni para comentar.

    Pero sigues siendo un referente.

    El dia que te canses del todo, todos los demas blog subiran un peldaño.

    Abrazos eric

    ResponderEliminar
  5. Gracias Mansion. Se echa en falta mas movimiento en tu casa ultimamente. Se nota que andas liado. Un abrazo

    ResponderEliminar