Un disco de Neil Young


Al hilo de la entrada anterior y aprovechando esta época esta de listas de lo mejor de 2014 y demás - que me encantan como a todos - debo confesar con algo de pena que Neil no estará esta vez en ellas. 

Me vuelve loco últimamente. No me acaban de gustar sus últimas producciones. Hiperactividad máxima. Resucitar grandes conciertos a la vez que colaborar con nuevas estrellas a la vez que componer dos discos por año salir en todos los programas del mundo hacer politica escribir biografias reproductores de musica .... agotador. Será la edad y la búsqueda de un carpe diem disparado antes de que la cosa se ponga fea. No lo sé. El caso es que echo de menos tiempos como estos de la foto de ahí al lado. El momento de la resurrección real. Del descubrimiento para muchos como yo. No es lo mismo haber vivido Harvest en su dia y momento... que haber vivido Ragged Glory en su día y momento. Pero si tienen una cosa en comun. Ambos son atronadores discos de un genio en estado de gracia. No creo que nadie piense eso de sus ultimos discos.

Recibí Ragged Glory como regalo de cumpleaños en mi primer año de vuelta a Granada con 18 añitos. Todavía eso de tener discos en CD no era malo sino todo lo contrario. Neil estaba en todos los numeros de Popular 1 y Cesar Martin se pasaba las tardes confeccionando listas de lo mejor de Neil Young. Seguramente la pregunta mas popular de la época en su seccion de la revista. 

Hasta ese dia de mi vida, creo que solo habia escuchado una copia de Harvest que andaba por casa. O sea que aparte de lo leído, no tenía mucha información de a que se refería eso de la tormenta eléctrica, el disparate de la distorsión, caballo loco y el rock elevado a su máxima expresion por obra y gracia de cuatro tipos entregados con pasión a su oficio y, al menos en teoría, liberados de pasados vicios. 

No lo recuerdo como un disco que me entrara a la primera. El grunge empezaba a colear por entonces, el aún no era el padrino que luego fue (odio ese termino btw), y temas como Over and Over o Love to Burn o Love and only Love no encontraban - al menos para mi - una referencia clara en los quejidos generacionales de Nirvana y compañía. Para empezar Farmer John, Country Home, Mansion on the Hill (un saludo maestro!) o Fucking Up entraban mejor. Hoy la idea es absolutamente la opuesta. La riqueza de ese disco creo que se encuentra en esos interminables solos de Over and Over. En esa mezcla asombrosa de melodia y distorsion. En ese punto unico que solo este disco tiene y que le hace unico en la discografia del canadiense. Sin duda esos temas heredan odiseas anteriores de discos puede que incluso mas grandes que este, pero creo que aqui la electricidad se multiplica y con ello la pasion. Hablaba antes de los discos modernos; momentos de Psychedelic Pill tienen estos retazos. Retazos que hacen ese disco valioso. Mucho mas valioso que una orquesta en un disco de tematica deslabazada en un tipo que parece que un dia pinta al otro escribe y al siguiente cocina en una vorágine dificil de digerir.

El otro valor de Ragged Glory es para mi la unidad. Los temas se suceden y la máquina no para. Solo al final con Mother Earth hay descanso. El resto no se adorna de acusticas, de rockabilly, de extrañezas posteriores y anteriores. El disco va a lo que va. Abusa de una seccion ritmica bestial y perfecta. Celebra la guitarra distorsionada mas que diez mil discos de Sonic Youth. Over and Over es seguido por Love to Burn en cadencia perfecta. Lo mismo ocurre con el resto de los temas. Eso no ocurre tampoco en herederos e hijos bastardos varios. Desde los mas pop a los más sangrientos - me refiero a ese ejercito de bandas que se declaran o no influidas por el genio - ninguno nunca ha dotado a sus discos electricos de semejante dosis de unidad, calidad y potencia. 

Referirse a hijos mas o menos bastardos de este disco podria ser inacabable. Cientos de bandas alternativas, grunges, indies y mas o menos garajeras vieron en él el espejo en el que mirarse. No les culpo. Es lo que ocurre cuando un disco es realmente grande. Cuando, digamoslo bien, una obra de arte de un genio traspasa el ambito de sus seguidores para convertirse en referencia y por tanto imitada hasta la saciedad. Para bien o para mal. 

No descubro nada en este rollazo que estoy soltando acerca de uno de mis discos favoritos, lo sé, pero ante la perspectiva de hablar de la puñetera cabina de los años 50 o de la orquesta de marras, he preferido decantarme por Ragged Glory. Estoy seguro de que Poncho, Billy, Ralph y por supuesto Neil también lo prefieren así. Farmer John, I'm in love with your daughter ....

5 comentarios:

  1. Una obra maestra absoluta. Como le había sucedido a Lou Reed el año anterior, Neil Young daba lo mejor de sí mismo cuando era difícil de esperar. Pocas veces se ha extraído tanta poesía de la electricidad.

    Saludos, J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si. El salto de Mistrial a New York también fue doble y sin red .... Saludos

      Eliminar
  2. Que gran entrada, tio. Enorme disco. Quizás su ultima obra maestra redonda, aunque la Pildora estaria ahí ahí.

    Realmente Ragged Glory es mas que un disco de rock o una coleccion de canciones. En una declaración rotunda de un estilo insobornable.

    Freedom me marcó mas por temas personales, pero con Ragged Glory no hay debate. Discazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La píldora gana mucho con las escuchas no hay duda. Thanks

      Eliminar
  3. Hombre, está claro que no se puede comparar con esos que citas pero a mí me parece un gran disco el último. Creo que pocos, muy pocos consiguen evolucionar como el viejo aunque para mí tenga cosas infumables como el anterior de este año. Saludos.

    ResponderEliminar